fbpx

Mucho se habla de las diferentes técnicas que se pueden emplear a la hora de formar acordes en la guitarra. La técnica de arpegio es una de las más importantes a la hora de perfeccionar tu habilidad en el instrumento.

En este artículo te contamos qué es el arpegio y cómo puedes empezar a practicarlo por ti mismo desde hoy.

¿Qué es el arpegio?

La palabra arpegio proviene del italiano arpeggiare, que significa “tocar el arpa”. Podemos definir al arpegio, entonces, como una forma de ejecutar los diversos tonos de un acorde.  

En un arpegio, en vez de tocar los tonos de manera simultánea, se hace en una sucesión rápida. Por lo general, los tonos van del más grave al más agudo. Cuando se toca un acorde un arpegio, lo que el músico hace es tocar las notas del acorde una tras otra de manera veloz mediante la combinación de los dedos pulgar, índice, medio y anular.

En la guitarra, podemos tocar arpegios tanto con los dedos como con una púa alternada, similar a tocar una escala; también se puede realizar mediante la técnica de barrido. 

¿Es difícil utilizar el arpegio?

Un buen dominio del arpegio, especialmente con la técnica de barrido, te dará una habilidad impresionante para improvisar, componer e interpretar en la guitarra. 

De hecho, muchísimos guitarristas utilizan arpegios en sus solos, y, en general, los considerados mejores guitarristas realizan movimientos arpegiados a lo largo del mástil a una velocidad… ¡increíble!

Algunas de las canciones más conocidas con arpegios en sus melodías son:

Cómo aprender y practicar la técnica de arpegio

caged-arpegio

Antes que nada, déjanos recordarte que todo ejercicio que desees realizar, hazlo de forma lenta y progresiva. Una vez que domines la técnica, podrás ir acelerando el tiempo, pero si quieres tocar velozmente desde el primer intento, perderás el control de los movimientos con la velocidad, y eso no ayuda a que mejores tu habilidad en la guitarra.

Consejos para comenzar a practicar el arpegio

ejemplo-arpegio
  • Ten cuidado de que, cuando un dedo se contraiga, no lo hagan los demás. Por el contrario, deben permanecer aislados y relajados. El descanso e inmovilidad de los dedos que no actúan es tan importante como el movimiento de los que sí.
  • Cada dedo debe sentirse completamente libre el uno del otro. De esta forma podrás ejecutar justo lo que piensas en tu cerebro. Si los dedos realizan la misma acción por estar juntos, el que está haciendo lo que no le corresponde entorpece la práctica y el sonido, que perderá claridad. 
  • Te recomendamos que trabajes y pienses a cada mano por separado; es decir, fija la atención en cada una de ellas de forma independiente. Así, podrás concentrarte mejor en la práctica de cada una, lo que no quiere decir que debas practicar o trabajar solo con una mano; de hecho, deben trabajar juntas, lo importante es intercambiar, mientras realizas tu práctica consciente y atenta, la máxima atención entre ambas. 
  • Los dedos de la mano no están constituidos de la misma forma exacta, y por eso es necesario nivelar su fuerza. Por ejemplo, es sabido que el dedo pulgar de la mano derecha requiere una práctica especial. Podríamos decir que se opone a todos los demás, porque naturalmente la dirección de sus movimientos es opuesta. A pesar de ser el dedo mejor constituido biológicamente por su fortaleza,  en la guitarra resulta difícil obtener un sonido correcto con él, porque presenta más torpeza en el movimiento lateral. De hecho, muchas veces se perfecciona su sonido cambiando un poco la posición de la mano.

Ejercicios para aprender la técnica de arpegio

mano-arpeggio

La forma más común de realizar un arpegio es ubicando la mano derecha de manera tal que el pulgar esté para las cuerdas cuarta, quinta y sexta; luego colocar un dedo por cada una de las cuerdas inferiores, y así quedarían el índice para la tercera cuerda, el medio para la segunda, y el anular para la primera.

  • Un ejercicio que puedes practicar es colocar el brazo debajo del puente y cerrar la mano con todos los dedos recogidos menos el pulgar, que irá sobre la cuerda número 5. Luego, abre la mano y deja que los dedos caigan debajo: el índice en la cuarta, el medio en la tercera, el anular en la segunda. La fórmula de arpegios más sencilla de tocar se la conoce como “pima”: así, tocas con el pulgar, luego con el índice, luego con el medio y finalmente con el anular. 
  • Una vez que hayas sacado esta fórmula básica, puedes probar agregando acordes, por ejemplo, el do mayor. En este caso, el índice iría en el traste 1 de la cuerda 2, el dedo corazón en el traste 2 de la cuerda 4, y el anular en el traste 3 de la 5 cuerda.

En conclusión

guitarra-acustica-arpegio

Estudiar los arpegios en las diferentes posiciones y tonalidades dará como resultado numerosas combinaciones que podrás utilizar en un solo. 

Ya sabes, además, que la técnica de la guitarra no debe ser nunca un fin, pero sí el medio por el cual mejoramos nuestra habilidad en la guitarra. Es un pilar fundamental para la práctica de la guitarra. Gracias a un aprendizaje de la técnica, cualquiera sea, de forma prolija y ordenada, avanzarás de forma más segura y constante, logrando un mejor sonido e interpretación.

Si quieres perfeccionar tu habilidad en nuestra escuela, solicita aquí tu primera clase ¡¡completamente gratis!!

Categorías: Tutoriales

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *