fbpx

Cambiar las cuerdas de tu guitarra por primera vez puede parecer una actividad de ingeniería… pero si te informas lo necesario, se volverá mucho más sencillo.

En este artículo te contamos qué tener en cuenta a la hora de comprar y un nuevo encordado para tu guitarra, ya sea eléctrica, acústica con cuerdas de metal o clásica.

Las cuerdas son una parte vital en el tono de la guitarra, y para elegir las indicadas, hay varios factores a tener en cuenta. Lo más importante es, en un principio, el estilo de música que quieres tocar, el nivel de dificultad, la frecuencia con que utilizas la guitarra y la escala del instrumento.

Aspectos que te indican que debes cambiar las cuerdas de tu guitarra

  • Presentan dificultad para afinar y mantener la afinación
  • Tienen corrosión visible
  • El tono se volvió opaco y sin vida
  • Tienen zonas cortadas o discontinuas
  • Vibran de manera caótica a simple vista

Cambiar las cuerdas de tu guitarra eléctrica

En una guitarra eléctrica, lo que más influye en esta elección es: 

  1. El grosor de las cuerdas o calibre.

Esa característica se refiere al tamaño de la cuerda, a su grosor en milésimas de pulgada. En general, las cuerdas más delgadas son más fáciles de tocar porque necesitan de menos presión de los dedos y, a su vez, ejercen menos presión sobre el mástil. Sin embargo, puede que se desafinen más rápido debido a estiramientos no intencionados y que se rompan con más facilidad. Además, naturalmente tienen menos volumen y sustain, y su sonido es menos armónico. Son apropiadas para estilos con bendings extremos.  

Por su parte, las cuerdas con calibre más pesado ofrecen más volumen y un sustain mayor; son más resistentes, y tienen un tono más completo en el espectro armónico. Como realizan más presión sobre el mástil, puede que sean más difíciles de apretar y que presenten resistencia a los string bends. 

Consejo: Para estilos metaleros con bendings grandes, cuerdas más delgadas. Para estilos bluseros y pop, cuerdas intermedias. Para el jazz, cuerdas gruesas.

 Dato curioso: ¿Sabías que Steve Ray Vaughan tocaba con cuerdas muy, muy tensas? Tal era así que afirman que, tiempo después de que Steve falleciera, el mástil de su mítica Sratocaser se partió debido a la tensión que cargaban las cuerdas. 

     2. El material

Las cuerdas de acero nos aseguran que la vibración se transmita de la mejor manera al campo magnético de las cápsulas.  Las aleaciones más comunes para el entorchado de cuerdas son:

  • Acero bañado en Níquel: Tienen un rango tonal bien equilibrado y una transmisión electromagnética optimizada.
  • Níquel antiguo: Su tono es un poco más cargado hacia la calidez y más opaco.
  • Acero Inoxidable: Nos brindan un tono muy brillante, con un sustain superior. Son más resistentes a la corrosión.

   3. El núcleo o string core

El núcleo de la cuerda suele estar hecho de acero. Algunas marcas fabrican cuerdas con núcleos más flexibles, lo que permite hacer bendings extremos en grosores de cuerdas más altos. Fíjate en el material y la descripción del núcleo al momento de comprar.

   4. El método de entorchado

En este aspecto hay 2 métodos principales.

  • Cuerdas con entorchado redondeado o roundwound: Cuerdas enrolladas en otra capa de cable. Es el más común y accesible, además de estar disponible en la mayor cantidad de modelos, grosores, materiales y marcas. 
  • Cuerdas con entorchado plano o flatwound: Una cuerda enrollada en algo más similar a una cinta. Este método es el favorito de muchos jazzistas, ya que ofrece un tono más cálido. Las cuerdas de entorchado plano son menos agresivas con la piel y producen menos heridas. Son difíciles de encontrar, no se ofrecen en muchas variedades y son más costosas. 

Cambiar las cuerdas de tu guitarra clásica

Es importante, antes que nada, distinguir entre guitarras clásicas y flamencas con cuerdas de nylon frente a la acústica de cuerdas de acero, utilizada más que nada en el rock, folk, country y blues. 

En la mayoría de los casos, sus cuerdas no son intercambiables: usar cuerdas de acero en una guitarra construida para usarse con cuerdas de nylon puede dañarla seriamente. 

En las guitarras clásicas y flamencas, la construcción del cuello y el refuerzo superior no están diseñados para manejar la tensión mucho mayor que producen las cuerdas de acero. 

  1. Calibres: En cuanto al calibre de las cuerdas para guitarras clásicas y acústicas, la situación es bastante similar que con la eléctrica, en el sentido de que el calibre tiene una gran influencia en la forma de tocar y el sonido.

En este tipo de guitarras, como no hay pastillas o amplificadores que contribuyan, las cuerdas tienen mayor importancia en el sonido final.

  • Designaciones del calibre de un set de cuerdas para guitarra acústica: La mayoría de los fabricantes de cuerdas de guitarra acústica identifican los calibradores con términos como extra light o heavy. Los rangos típicos para sets de cuerdas de guitarra acústica y eléctrica son:

Extra light: .010 .014 .023 .030 .039 .047

Custom light: .011 .015 .023 .032 .042 .052

Light: .012 .016 .025 .032 .042 .054

Medium: .013 .017 .026 .035 .045 .056

Heavy: .014 .018 .027 .039 .049 .059.

    Cambiar las cuerdas de acero de tu guitarra acústica 

    A la hora de decidir qué calibre usar, te aconsejamos prestar atención a:

    • Estilo del cuerpo: Una acústica de cuerpo más pequeño va mejor con calibres más ligeros, y las de cuerpo más grande con calibres más pesados. Por ejemplo, las guitarras Parlor y Grand Auditorium más pequeñas sonarán mejor con calibres más ligeros.
    • Estilo de tocar: Los estilos de punteo son mucho más fáciles de tocar con cuerdas de calibre más ligero. 
    • Tono deseado: Las cuerdas de calibre más pesado acentuarán el registro bajo de la guitarra, produciendo tonos profundos y fuertes. Por otra parte, los calibres más ligeros darán más énfasis a las notas agudas y pueden ayudar a sacar un punteo o rasgueo suave.

         2. Materiales de las cuerdas de guitarra acústica: 

    Los tipos de cuerdas más populares suelen estar hechas de los siguientes materiales:

    • Bronce: Tono claro, sonoro y brillante, pero se oxidan rápidamente. 
    • Bronce fosforoso: Tono más cálido y oscuro que el bronce.
    • Bronce de aluminio: Tonos bajos pronunciados y agudos nítidos con mayor claridad que el bronce fosforoso.
      Latón: Tono metálico, brillante y estridente.
      • Revestimiento de polímero: Tono con menos sustain y brillo que las cuerdas equivalentes sin recubrimiento con buena presencia y calidez. 
    • Seda y acero: Tienen hilos de seda, nylon o cobre en las cuerdas inferiores, lo que produce un tacto más suave y un tono delicado

    Conclusión

    Recuerda que las cuerdas son el elemento vibrante primordial de tu guitarra, y que todo el sistema del instrumento está hecho para captar, resonar y amplificar ese sonido. Es mejor asegurarnos de que el punto de partida sea el correcto para potenciar el sonido.

    Te recomendamos que, una vez que hayas decidido cuáles cuerdas comprarás, te hagas de, al menos, 2 sets para tener repuestos a mano. 

    Si quieres recibir contenido similar en tu casilla de correo, puedes suscribirte a nuestro newsletter descargándote este tutorial sobre guitarra acústica o este sobre guitarra eléctrica. 

    Categorías: Tutoriales

    0 comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *